SAL DEL HIMALAYA

¡Hola a todas! ¿Qué tal estáis? Hoy os triago un producto que ya no puede faltar en mi cocina por el rico sabor que tiene y por la cantidad de beneficios que se le asocian, la Sal del Himalaya.

¿Habéis oído hablar alguna vez de esta sal de color rosita? Yo llevo unos 6 meses utilizándola y estoy encantada. Empecé a raíz de leer en bastantes artículos lo perjudicial que es la sal refinada que compramos en el supermercado. Según explicaban, este tipo de sal ha sido químicamente depurada y se le han quitado todas sus propiedades y minerales. Es básicamente cloruro de sodio que puede provocarnos enfermedades cardiovasculares y presión arterial alta. Además, también se le añaden productos químicos como el el fluoruro y el aluminio para evitar que se apelmacen y cloro para darle ese color blanco. 😮

BENEFICIOS DE LA SAL DEL HIMALAYA

Sin embargo, a la Sal del Himalaya – según comentan – no le han eliminado sus minerales, se seca naturalmente al sol y contiene yodo natural que tan beneficioso resulta para nuestro cuerpo. Además, según explicaban, esta sal tiene bastantes beneficios para nuestro organismo, como por ejemplo:

  • Regula el agua de nuestro cuerpo.
  • Previene los calambres musculares.
  • Reafirma la estructura de nuestro esqueleto.
  • Equilibra el azúcar de nuestra sangre.
  • Previene la aparición de varices en las piernas.
  • Ayuda a equilibrar la acidez de las células, especialmente las del cerebro.
  • Reduce el estrés.
  • Mejora la calidad de nuestra piel.
  • Ayuda en la perdida de peso.

SAL DEL HIMALAYA

 

La verdad es que he leído mucho sobre estos dos tipos de sal y no sé si será totalmente cierto lo beneficiosa que resulta la sal del Himalaya o si la sal refinada resulta tan perjudicial como comentan, ni si no es todo falso, como también se lee por ahí. Siempre hay intereses económicos por uno u otro lado. Pero lo que sí que sé, es que desde hace mucho tiempo, os he contado que intento cuidarme y tomar cosas que sean más saludables y trato de eliminar de mi alimentación, en la medida de lo posible, productos que tengan muchos químicos.

Después de todo lo que leí, en la eco tienda también me la recomendaron así que me animé a probarla y, a día de hoy, estoy encantada. Tiene un sabor que me gusta muchísimo y queda súper rica en la ensalada, con verduras a la plancha, con carne y pescado… ¡con todo!  😀 Y aunque es bastante más cara que la del supermercado porque un paquetito de 500 g me costó 4,50€, pero me está durando muchísimo y yo me encuentro fenomenal. 😀

¿Y tú? ¿has probado la sal del Himalaya?

Espero que paséis un día genial

Un besito muy fuerte

Vane

 

 

¿Quieres saber cómo endulzar tus platos y bebidas de la forma más natural?

 

 

 

 

 

2 Comentarios. Dejar nuevo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Menú